miércoles, 2 de septiembre de 2015

SONETO

El profe me pide escriba un soneto
y mi cerebro no da para mucho
aunque esto me mete en un gran aprieto
me riñe y yo hago como que no escucho.

Me intenta obligar y yo no quiero
la verdad es que me encuentro molesta
gracias a Clotilde de celos muero
por toda la atención que a ella le presta.

Mi corazón de celos explota
pues le habla bonito a cualquier garota
no importa si es blanca, azul o mulata.

Por eso esta belleza mexicana
se pone color verde como iguana
Por la vida que le tocó, ¡Ingrata!